Blog de Think it Legal

Concurso de persona física con deudas empresariales: ¿Juzgado de Primera Instancia o Juzgado Mercantil?

En esta entrada vamos a analizar en qué Juzgado debe tramitarse los concursos de personas físicas que en el momento de presentarlo no poseen la condición de empresarios, pero en cambio sí asumieron las deudas cuando lo eran.

En España, muchas personas que sufrieron las repercusiones de la crisis económica son las que en su día decidieron crear su propio negocio. Cuando este fracasó, los acreedores pasaron a reclamarle las deudas a título personal: bien porque ejercían su actividad como autónomo o bien porque habían avalado los préstamos concedidos a la sociedad. Un ejemplo de ello es el de una persona que había establecido su propio negocio mediante una sociedad de responsabilidad limitada y avalaba a título personal los préstamos contraídos por la misma. Cuando la sociedad entra en insolvencia, los acreedores le reclaman a él las deudas contraídas, generando así la insolvencia de su persona.

¿Debe presentarse su concurso en el Juzgado de Primera Instancia porque ya no es empresario, o podemos acudir al Juzgado Mercantil?

Sobre el juzgado que debe tramitar el concurso de una persona física natural, la ley distingue en función de si la persona es empresaria o no, señalando que para el caso de que sí lo sea, deberá tramitarse en el Juzgado Mercantil y, para el caso de que no, en el Juzgado de Primera Instancia. Pero la cuestión se plantea cuando las deudas contraídas tienen su origen en la actividad que ejercía el deudor como autónomo o empresario antes de entrar en situación de insolvencia, si bien ahora es persona física natural no empresaria.

En estos casos, y a pesar de que la Ley Concursal no lo señalase expresamente, muchos expertos defienden que lo correcto es presentar el concurso en el Juzgado Mercantil, pues aunque en el momento de presentar el concurso la persona ya no es empresaria, sus deudas se han contraído en este período.

En relación con ello, el pasado 16 de septiembre la Audiencia Provincial de Madrid resolvió un recurso de apelación planteado contra un Auto del Juzgado de Primera Instancia que inadmitía a trámite la demanda de concurso de una persona que trabaja por cuenta ajena, pero que entendía que no era el competente para conocer del procedimiento porque las deudas eran de origen empresarial. La Audiencia Provincial resuelve que en estos casos donde debe tramitarse es en el Juzgado Mercantil: “Así, en los casos en los que una parte particularmente relevante del pasivo concursal proviene de una actividad económica que se llevó a cabo con anterioridad, aparecen en el concurso numerosas cuestiones de enjuiciamiento y valoración especialmente vinculadas a tal actividad económica […]

Ello justifica, […] que en tales supuestos se presente como más razonable y flexible en la interpretación del fuero legal, la atribución de la competencia objetiva a los Juzgados de lo Mercantil, y más acorde con el muy amplio concepto de empresario manejado por la legislación mercantil y concursal.”

En conclusión, para determinar qué Juzgado debe conocer el concurso de una persona física no basta con distinguir sobre si en el momento de su presentación la persona es empresaria o no, sino que es necesario determinar el origen de las deudas.

Deja un comentario