Blog de Think it Legal

Jornada sobre la Ley de Segunda Oportunidad en el Colegio de Economistas de Cataluña

El pasado 6 de marzo tuve el privilegio de ejercer como maestro de ceremonias en una jornada sobre la Ley de Segunda Oportunidad con un cartel de ensueño: José María Fernández Seijó, un hombre comprometido no únicamente con la ley sino también con la justicia. La profesora Matilde Cuena que encarnó el corazón, la pasión y la entrega, y que nos tuvo a todos amarrados a la silla y sin pestañear —tal de fascinante fue su intervención—. Carlos Puigcerver, un soñador osado y comprometido con la Ley de Segunda Oportunidad, nos mostró el aspecto jurídico práctico con sus más de doscientos procedimientos seguidos en su juzgado. Borja Pardo, un jurista talentoso y comprometido con la Ley de Segunda Oportunidad, nos mostró el lado de la mediación desde su vasta experiencia en la fase extrajudicial. El profesor Ignacio Tirado nos sacó al exterior; asesor legal el FMI y del Banco Mundial, ha trabajado en la implementación y seguimiento de leyes de insolvencia en decenas de países y que nos dio pistas sobre la regulación prevista desde Europa. Y por último José María Torres, un empresario comprometido con el sector empresarial del que forma parte y que sufre los inevitables reveses de la crisis, emocionó al público con su discurso sobre el éxito, llegando a definir el éxito como todo aquello que una persona puede hacer para que muchas otras vivan mejor.
La intención de la jornada no era limitarse a la mera interpretación jurídica de los preceptos más controvertidos de la Ley, sino también a conocer el porqué y cómo se legisló la norma; qué está pasando en el resto de países que tienen una experiencia sólida en materia de insolvencias de personas físicas y qué deberíamos aprender de ellos; la falta de difusión de la Ley entre la sociedad civil; estadísticas sobre los procedimientos iniciados desde la entrada en vigor del mecanismo de segunda oportunidad; la política de responsabilidad social en los despachos profesionales de economistas y abogados; el consumo responsable; la incultura financiera como principal causa del sobre endeudamiento irresponsable; la importancia de los ficheros de insolvencia positivas; y muchos otros matices imperceptibles con el mero estudio de la Ley.
La masiva asistencia de profesionales del sector y también empresarial, — lleno en el auditorio principal del Colegio—, pone de manifiesto el interés que está suscitando la norma; un interés que evidencia también la creciente implicación de profesionales en el circuito de segunda oportunidad, a pesar del poco provecho económico que le supone a los despachos profesionales.
Las conclusiones fueron claras: por fin tenemos una ley de insolvencias para personas físicas en nuestro país, y a pesar de que la norma presenta ciertas deficiencias en cuanto a técnica legislativa, tenemos una herramienta muy potente para regular situaciones de sobreendeudamiento pasivo de personas físicas, rompiendo con el agravio respecto al beneficio que gozan las personas jurídicas en cuanto a la extinción de las deudas concursales tras el procedimiento de liquidación; que la Ley ha llegado a nuestro ordenamiento jurídico para quedarse para siempre, y que todos tenemos una cuota de responsabilidad social que debemos asumir con ilusión para hacer de esta sociedad una sociedad mejor.
Una jornada que invitó a la reflexión y desde luego a seguir luchando para que en nuestro país los ciudadanos tengamos una verdadera segunda oportunidad que nos permita llevar a cabo una de las máximas de John D. Rock Feller :« En todo fracaso hay una oportunidad nueva».

1 comentario

Deja un comentario